Me pican todas las heridas 
desde que se están cicatrizando acorde a mi presente
acorde al haberte conocido
acorde al haberme descubierto.

Le he dado cuerda al destino 
y ya no hay forma de pararlo
-aunque no quiera hacerlo-
le he dado rienda suelta a la locura que habitaba en mí
silenciosa, calladita
pero más loca que cualquiera 
en su sano juicio.
He disparado a bocajarro a cada una de mis penas
y ni siquiera lloraron al morir, las malditas valientes,
después de tanto tiempo haciéndome la vida imposible.

Dejé ir a mis inseguridades, las saqué por la boca
junto a todo mi orgullo,
bañé a mis miedos en un mar muy cristalino, los dejé limpios
y puros,
y ya no les temo más.

Cosí los rotos de cada una de las lágrimas que se me cayeron,
y ahora están esperando a caer por algo que merezca más la pena
-una risa,
un nuevo corazón latiendo-
por algo que se quede conmigo siempre
-un amigo,
un amor-
algo que eutanasie los menos
y que me eche en cara los más,
algo que me traiga la antítesis de la tristeza.
Espero llorar sólo
y únicamente
de felicidad.
Y voy a cerrar cada una de mis puertas, 
para no dejarla salir
nunca
más.

Comentarios

  1. Ves? Pues ahora eres tú la que me haces sentir cada puerta que se cierra, cada dolor que sana,cada espejo en el que me miro para verme nuevamente! Precioso mi niña!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡¡¡¡ Preciosoooo¡¡¡¡¡¡, me llegas al fondo...... me reflejo en algunos de tus notas...... Sigue, no dejes de hacerlo

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡¡¡¡ Preciosoooo¡¡¡¡¡¡, me llegas al fondo...... me reflejo en algunos de tus notas...... Sigue, no dejes de hacerlo

    ResponderEliminar
  4. Un sentimiento de plenitud es el que describes, que pocas veces se alcanza, pero cuando se tiene provoca todo aquello que destilan tus letras. Que así sea para ti siempre.

    Dulces besos Lola.

    ResponderEliminar
  5. Porque no hay nada mejor que llorar de risa, de felicidad :)

    ResponderEliminar
  6. Bienvenido ese estado de equilibrio emocional, loado positivismo que se instala en los comienzos y en los finales de cada pensamiento.
    Genial, Lola.

    Mil besitos, preciosa.

    ResponderEliminar
  7. No está mal que te piquen las heridas cuando el escozor a veces se confunde con el mismo gusto... el problema está cuando uno no lo identifica bien y acaba creyendo que le gusta, cuando en realidad le quema horrores.

    Bien está que cicatricen, yo creo que algo bien estás haciendo... ¿brindamos por la salud emocional?

    ResponderEliminar
  8. Qué hermoso lo que escribís, de verdad, me llegó muchsísimo y me hizo sentir cosas. Gracias, Lola.

    Te mando un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta leerte, ya lo sabes.
    Me entristece ese final, a veces hay que dejar la puerta abierta a quien pueda entrar.
    Besotes

    ResponderEliminar
  10. Lástima que la felicidad no sea un estado perpetuo o constante.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Hola!
    Me ha encantado leer tu relato, además que me gusta esa sensación cuando empiezo a estar bien, recostruyendo mi vida y poniendo en orden mis emociones.
    Besos

    Believe in Yourself

    ResponderEliminar
  12. Muy bueno y real lo escrito.
    Saludos

    ResponderEliminar
  13. Muy lindo y ojala encuentres eso que te haga bien
    besos

    ResponderEliminar
  14. Y a ser la mejor versión de ti misma.

    https://alfilodelsur.com/

    ResponderEliminar
  15. Cada vez que vengo por acá me voy con una sensación que no se si puedo explicar muy bien. Amo lo que hacés, es excelente!! Besos!!

    http://cocojetaimeblog.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar
  16. Eso es cosa de valientes.
    Besos

    ResponderEliminar
  17. A esto llamo poesía ♥

    amé lo de "más loca que cualquiera en su sano juicio"

    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Un piacere encontrarla signorina.
    Sin duda buen proposito el suyo y lleno de energia.
    Siempre abogo por la inutilidad del sufrimiento.
    Prego
    baci



    ResponderEliminar
  19. Me ha encantado. ¡Genial!
    Pero cuidado con querer encerrar la felicidad, que solo por el hecho de haberle prohibido salir deseará abrir la puerta cerrada y escapar.
    Un beso, bonita :)

    ResponderEliminar
  20. Simplemente genial...ganas de leer más.
    Me quedaré por aqui. Un besito , te dejo mi enlace por si te apetece pasarte
    http://seacaboelcuento.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  21. Dicen que cuando pica una herida es señal que esta curando. Todos tenemos heridas como sudarios. Unas mas sutiles otras mas profundas. De eso aprendemos, a veces a no cometer el mismo error. Otras la volvemos a pifiar feo. Pero vamos... De eso se trata la vida. No somos manikies detras de una vidriera. estamos aqui para aprender de cara herida. Un beso a tu herida y un sana sana colita de rana :) me encanto tu escrito

    ResponderEliminar
  22. Cuando una puerta se cierra otra se abre.
    No lo olvides.

    Un beso,
    con amor.

    ResponderEliminar
  23. Ni siquiera sé muy bien qué decir, estoy sonriendo como una loca por lo que me ha gustado tu escrito. "Ni siquiera lloraron al morir, las malditas valientes," me encantó. La simpleza y la brutalidad con la que dices las cosas es algo maravilloso de leer.
    Balas y papel,
    Amaya

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog