Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2015
Imagen
Llegaste con el cartel de ‘sólo apta para más de dieciocho corazones’, y precisamente yo, que sólo tengo uno, decidí obviarlo.
Decidí obviar que eres tan cierta como el saber que hay cosas que no se saben,  igual de cierta que saberme en carne viva, y exponerme al sol. Como cuando aquella noche me percaté de que nunca había visto tu cuerpo tan desnudo, ni tu alma tan tapada hasta las trancas. Como saber que soy la horma exacta de tu zapato, pero que eres más de ir descalza, o que la capacidad de pensar hace al ser humano más débil y no más racional.
Cierta, como cierto es que cuando me faltes -y aquí noto la importancia de decir ‘’cuando’’ y no ‘’y si’’- estaré emborrachándome de ojeras en vaso largo y pasando las resacas con caderas que no me encajan, diciéndole a otras caras que no podrán bailar sobre mi corazón, pero sí sobre mis clavículas; que no podré dibujarles en la espalda, que a la mañana siguiente no se irán, porque nunca llegaron a estar. Que no sé quién soy,  porque mi nombre se quedó en tu pas…