Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2015

Límite

El otro día me cansé de sentir, y empecé a pensar, me cansé de coserme y empecé a intentar no romperme, porque andaba ya mi cerebro pidiendo treguas que hace tiempo no le concedo.
Así que miré hacia abajo y cerré la puerta que tenía abierta en el pecho (sin llave, eso sí), y abrí la que tenía en la frente: que si entran, me toquen primero el cerebro y después bajen a todo lo demás;  que el amor dura más si te conquistan la mente, que ahí es donde están todos los (re)cuerdos. 
Y si me quieres conocer, conviértete en mi sombra: pero espero que también estés en mis momentos más oscuros; no me servirás si te quedas sólo en los buenos.
Así que lo he decidido: voy a ir de frente, que conozcan primero mi cara y no mis puñales; para que me quiten primero las lágrimas y no las alas.

Eres mi Básico

Eres lo que el braille a un ciego; lo que el idioma de signos a un sordo-mudo; lo que la sombra es en el desierto; lo que los ‘’cinco minutos más’’ de quien ha dormido sólo cuatro horas; lo que es el agua a un niño deshidratado -déjame beberte, sorbito a sorbito-; lo que es un abrazo a quien lleva una hora llorando; lo que es el aplauso a quien ha conseguido al fin su meta; lo que es el ‘’no estás bien’’ a alguien que no lo está,  y lo que es el ‘’dime qué te pasa’’ cuando lo confirma.
Eres la vela que está de repuesto cuando las luces se van; el papel que siempre está cuando hablas por teléfono y necesitas apuntar algo; el saliente de techo bajo el que te cobijas cuando te pilla la lluvia; la galleta que picas mientras cocinas porque el hambre te pudo; la luz de las tres de la mañana mientras alguien se prepara su último examen.
Eres la mano que barre mi pasado, la boca que gobierna mi presente, la espalda que predice mi futuro; los lunares que marcan cada estrella que ilumina mi oscuridad; la lengua que …