Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2014
Imagen
''Lo que la mayoría de la gente considera secretos no lo son en realidad. Un misterio, por ejemplo, no es un secreto. Tampoco lo son los hechos no conocidos ni las verdades olvidadas. Un secreto es un conocimiento ciertamente ocultado.
Hay dos tipos de secretos: los secretos de la boca y los secretos del corazón.
La mayoría de los secretos son secretos de la boca. Chismes compartidos y pequeños escándalos susurrados. Esos secretos ansían liberarse por el mundo. Un secreto de la boca es como una china metida en la bota. Al principio apenas la notas. Luego se vuelve molesta y, al final insoportable. Los secretos de la boca crecen cuanto más los guardas, y se hinchan hasta presionar contra tus labios. Luchas para que los liberes.

Los secretos del corazón son diferentes. Son íntimos y dolorosos, y queremos, ante todo, ocultárselos al mundo. No se hinchan ni presionan buscando una salida. Moran en el corazón, y cuanto más los guardas, más pesados se vuelven''.


Imagen
Y cuando de repente un día te das cuenta de que todo lo que querías ya no está, que tus sueños se cayeron por la borda y que no saltaste tras ellos, que todo lo que creías un día que era cierto de repente resultó no ser tan cierto, empiezas a cambiar. A cambiar todo. Tus pensamientos, tus ideas, tu físico, tus sentimientos, empiezas a crear una versión 3.0 de tu personalidad, haces lo que sea con tal de no quedarte anclada en el pasado. Y, a veces resulta (muy en su mayoría) que ese cambio no pasa desapercibido en la sociedad que te rodea, en tu entorno, y empiezan, poco a poco, a seguirte.  Si el cambio es lo suficientemente bueno (u original) la gente se dará cuenta y, quizá hasta sin saberlo, te copiarán. Y lo que tu hiciste por tu futuro ellos lo hacen por moda. Y sin quererlo te ves siendo una pieza más de un puzzle en el que todos están cortados por el mismo patrón, en el que todos tienen la misma excusa y en sólo unos pocos esa excusa es cierta.
Y empiezas a darte cuenta de que lo…